CR Auditiva Blog ¿Cuál es el examen para medir la audición?

¿Cuál es el examen para medir la audición?

Cuál es el examen para medir la audición

Los sonidos que escuchamos son ondas sonoras que vibran a determinada velocidad (frecuencia) y a determinada altitud (amplitud) que nos llegan al cerebro a través del aire y los componentes del oído.

Para determinar la calidad del sonido que percibimos, es importante tener presente que el tono del sonido (sonidos altos, bajos, intermedios) es definido por la frecuencia de una onda y que la intensidad del sonido se clasifica por su altura o volumen.

En su recorrido hasta nuestro cerebro, las ondas sonoras viajan a través del conducto auditivo externo y golpean el tímpano, cuyas vibraciones mueven los huesos del oído medio, amplifican el sonido y lo envían al oído interno.

Ahí, en un espacio curvo del oído interno lleno de líquido, conocido como cóclea, caracol o laberinto, se encuentra el órgano principal de la audición. Las vibraciones hacen que el líquido se mueva y doble unas diminutas células capilares conocidas como cilios auditivos, para que genere los impulsos nerviosos que el cerebro interpreta como sonido.

La interrupción de uno o varios de esos pasos genera una pérdida auditiva, cuyas características deben ser  diagnosticadas a través de un examen para medir la audición, con el fin de elegir la solución más adecuada.

La audiometría

Para evaluar las deficiencias que una persona presenta al percibir la frecuencia y el tono de un sonido, los especialistas en audiometría realizamos pruebas que van desde valorar la capacidad del paciente para responder un cuestionario y escuchar susurros, hasta el uso de avanzados instrumentos tecnológicos:

  • Examen con diapasón, para determinar el tipo de pérdida auditiva por conducción aérea. El diapasón se golpea y se sostiene en el aire, de cada lado de la cabeza. También se golpea y se coloca contra cada hueso mastoideo (que está detrás de cada oído) para evaluar la conducción ósea.
  • La prueba de tonos puros (audiograma), que se realiza con audífonos conectados a un audiómetro, para transmitirle al paciente tonos a una frecuencia y volumen específico, en cada oído. El paciente debe hacer una señal, cuando escuche un sonido. Esta prueba también incluye una evaluación de la conducción ósea, a través de un oscilador que se coloca contra el hueso mastoideo.
  • La audiometría verbal, para medir la capacidad del paciente para detectar y repetir palabras habladas a los diferentes niveles de volumen que escucha, por medio de unos audífonos.
  • La impedanciometría o immitancia acústica, para medir la función del tímpano y el flujo del sonido a través del oído medio. Consiste en insertar una sonda en el oído y bombear aire para cambiar la presión en el oído medio, a medida que se producen los sonidos.

Audífonos para asegurados

Un examen audiométrico no requiere medidas especiales, no ocasiona ningún tipo de molestia y generalmente no tarda más de una hora.

Puesto que existen diversos tipos y grados de pérdida de audición, a la menor sospecha de un inconveniente, la persona debería someterse a examen, con el fin de encontrar solución que evite del progreso del mal y que el paciente mantenga una adecuada salud auditiva.

En la Clínica de Rehabilitación Auditiva le hacemos el examen para medir la audición a través de un equipo de especialistas ampliamente experimentados y los instrumentos tecnológicos más avanzados y le proporcionamos los audífonos recetados por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

¡Contáctenos, sin compromiso! O agendemos una cita, estamos para servirle.

Compartir:

También te puede interesar

Abrir chat